El nudo: plan 14.25

En la década de los 40, una vez finalizada la II Guerra Mundial, el deporte pasó a ser el escenario en el que medir fuerzas. La URSS, una de las potencias vencedoras, quería continuar la senda del triunfo. Consolidar el comunismo y su soberanía, ahora en el deporte. Y su hermana pequeña, la República Democrática Alemana, imitaba a la mayor. Los soviéticos focalizaron sus métodos en el modelo matemático, novedad por aquel entonces: concedió capital importancia a la recogida de datos, su clasificación y sistematización. Para después, encontrar leyes empíricas que aplicar en la planificación de los entrenamientos.

La RDA, por su parte, crea en 1950 la DHfK (Escuela Superior Alemana de Educación Física). Reunía a médicos deportivos y entrenadores. Su teoría del entrenamiento se basaba en las diferencias biológicas, genéticas y en paradigmas científico-naturales. Ya entonces, en la Berlín Oriental se experimentaban cambios en la alimentación, incluso prácticas tan drásticas como inflar los intestinos de los nadadores para una mejor flotabilidad.

21 (1)

Los deportistas olímpicos de la RDA desfilando en Seúl 88.

Para la RDA, las anfetaminas y los anabolizantes eran complementos vitamínicos. El producto estrella el Oral-Turinabol, un esteroide de los laboratorios Jenapharm. Un comprimido azul del que se fabricaban más de un millón de unidades al año. Dos mil científicos dedicaron una década para confeccionar la pastilla mágica. Y los efectos secundarios eran, eso, secundarios. Lo primordial era el éxito.

El plan estatal tenía nombre propio, ‘14.25’. Una cadena en la que cada eslabón cumplía un papel: la industria farmacéutica suministraba las pastillas a los médicos, estos a los entrenadores y los entrenadores a los deportistas. Científicos, médicos y preparadores al servicio del Estado. Y objetivo cumplido: la RDA se convertía en una nación de referencia gracias al deporte. Se adjudicaron 405 medallas (153 de oro) en 5 JJOO.

Los atletas ganaban títulos y dinero, mientras conocían mundo más allá del Telón de Acero. Aún no eran conscientes de ser laboratorios humanos.

Se alcanzó tal nivel de perfeccionamiento que hoy, 30 años después, siguen vigentes muchos de los récords de aquella época. Ninguna mujer ha conseguido saltar más alto (2,09 m- año 1987) ni más lejos (7,52-1988) que entonces, ni arrojar el disco tan lejos (76,80-1988). En lanzamiento de peso, las 40 mejores marcas históricas se lograron entre 1976 y 1988. El crono en los 400 m (47,60-1985) tampoco ha sido superado por ninguna atleta moderna.

Oral-Turinabol-Jenapharma

Una caja de Oral-Turinabol Jenapharm.

Quienes desclasificaron los documentos de aquella red político-deportiva, concluían que “los éxitos deportivos de la RDA no se debieron sólo a las drogas, pero tampoco se habrían alcanzado sin ellas”. En la misma línea se sitúa Martí Perarnau, ex atleta olímpico: “tenían buen criterio para encontrar talentos y notables avances en el entrenamiento. En ninguna otra parte del mundo se cultivó el conocimiento y el perfeccionamiento de los entrenadores como en los países del Este”.

Para Erich Honecker, ex Presidente del Consejo de Estado de la RDA, no había pócimas: “el milagro del que se habla en todo el mundo respecto a nuestros y nuestras deportistas se llama Socialismo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s